Las redes sociales son hoy en día una de las herramientas fundamentales para la promoción de tu empresa. No solo por el flujo de información que se maneja en ellas sino también porque en definitiva; es el medio por el cual vas a interactuar con el público interesado en lo que ofreces.

La idea de construir una presencia en las redes sociales es que puedas ampliar tu alcance consiguiendo seguidores y suscriptores que eventualmente se convertirán en clientes.

Pero por supuesto para que tengas éxito. Es necesario que cuentes con una estrategia eficaz y un trabajo constante; ya que el solo hecho de estar presente no representa una garantía.

Fija tus objetivos

Es difícil determinar donde empezarás tu camino si no tienes claro hacia donde te diriges y para que las redes sociales jueguen a tu favor. Es fundamental que definas cuáles son tus objetivos a la hora de construir una presencia online. Precisamente la técnica de objetivos SMART (Specific, Measurable, Attainable, Relevant Time based) utilizada para las redes sociales implica que todo el trabajo que dediques a tu presencia online debe estar basado en el tiempo invertido en ella. Debe ser específico, mensurable, alcanzable y que siempre esté orientado a los resultados que esperas obtener.

No todas las empresas se fijan los mismos objetivos al utilizar las redes sociales como una herramienta de marketing; algunas se enfocan en la venta de productos, otros en ganar visibilidad y otras en un mayor y mejor contacto directo con los clientes. Por eso sea cual sea tu objetivo, a medida que tu presencia vaya creciendo. Debes analizar si tu trabajo te acerca a lo que deseas conseguir.

Elige el medio más adecuado

No todas las redes sociales funcionan de la misma manera ni tampoco tienen el mismo público; ya que cada plataforma tiene una dinámica que responde a un tipo de usuario frecuente. En este caso, debes seleccionar aquellas que mejor se ajustan a tu empresa y a tus objetivos. Puedes realizar una investigación sobre cuál es la red social predilecta por tus clientes; pero también debes tener en cuenta aquellas redes sociales en las que participan los clientes potenciales.

No vale la pena que tengas un perfil en cada red social existente ya que abarcarlas todas es básicamente una tarea imposible; además las redes sociales desatendidas repercuten negativamente en la imagen de tu empresa. Lo ideal es que selecciones aquellas redes que realmente te resulten beneficiosas, siempre publicando regularmente e interactuando de manera personalizada con tus clientes.

Hazte ver

Darte a conocer es fundamental al utilizar redes sociales como herramienta de marketing y la forma más sencilla de empezar a construir una presencia online es utilizando la base de clientes que ya tienes. Puedes interactuar con ellos directamente a través de las redes o comunicarte con ellos mediante un correo electrónico. Otra alternativa es incluir los perfiles online existentes de tu empresa en las tarjetas de presentación.

Ofrece contenido de valor

Ofrecer contenido de valor a tus seguidores es la mejor manera de ganar su confianza. Las publicaciones constantes y sin sentido son el mayor error que se comete a la hora de construir una presencia en las redes sociales. Es importante que averigües acerca de los intereses de tus clientes. Que buscan y qué tipo de información les puede parecer útil. De esta manera podrás elegir el tipo de contenido más adecuado y adaptarlo a cada red social que utilices. Recuerda que todo el contenido que publiques en tus redes debe enfocarse en la imagen que deseas transmitir, no solo para que puedas diferenciarte del resto de las empresas; sino también para que tus clientes te identifiquen enseguida. Innovación y creatividad son las mejores herramientas para la interacción con los usuarios. Ya que tus publicaciones no deben tratarse únicamente de vender un producto, sino también de aportarle valor.

En conclusión, el éxito de tu presencia en las redes sociales tiene mucho que ver con la estrategia que elijas para trabajar. Los objetivos que te fijes. La regularidad y el contenido de valor que ofrezcas tanto a tu base de clientes como a los clientes potenciales; son factores determinantes para que tu empresa se gane su reputación online.