Cuando se piensa en una estrategia de inbound marketing, la misma debe centrarse en crear y compartir contenido de calidad a través de una página web y así poder atraer a aquellos clientes ideales para tu empresa.

Está claro que a los internautas no nos interesa ser bombardeados con cualquier tipo de promociones y ofertas sobre productos o servicios que quizás no nos interesan y para no cometer este error. Hay algunos factores fundamentales que se deben considerar cuando se planea una estrategia de inbound marketing:

– Aplicando una estrategia de permisos lograrás que tus clientes habituales y especialmente tus clientes potenciales se sientan más seguros, ya que de esta forma, solo estarán recibiendo información sobre los productos en los cuales se encuentran interesados.
– La calidad en el contenido de tus publicaciones es un factor determinante a la hora de captar clientes, no solo por la credibilidad que esto puede darle a tu empresa. Sino también por la visibilidad que se logra.
– Una buena estrategia debe estar enfocada en guiar al cliente a través del embudo de ventas de la empresa. Siendo este el objetivo principal.

No obstante, si bien generar ventas es el objetivo principal. Diagramar una buena estrategia de inbound marketing cuenta con otros beneficios ocultos que muy pocas personas conocen o tienen en cuenta.

1. Conseguir que el cliente confíe en tu marca/empresa

El posicionamiento es muy importante para que tu marca logre visibilidad. Por eso cuando se habla de una estrategia de inbound marketing, el SEO es la herramienta más importante con la que puedes contar.

Ten en cuenta que aparecer entre los primeros resultados de Google es la forma más directa de atraer tráfico orgánico a tu sitio web porque más del 90% de los internautas clickean en las páginas web que posicionan primero, mientras que solo un 4% visita la segunda página.

El hecho de que tu página web se posicione entre los primeros lugares. Genera la confianza de aquellas personas que la visitan, ya que esto es sinónimo de calidad. Tanto en contenido como en servicio o producto.

2. Establecer una relación con tus clientes

En este punto, el contenido juega un rol fundamental. Ya que a través de ello podrás lograr una interacción fluida con tus clientes pudiendo así fortalecer el vínculo marca-consumidor. No es ningún secreto que hoy en día los clientes se han vuelto mucho más exigentes respecto al rol que cumplen en el mercado; de este modo no solo buscan aprender y compartir contenido que les pueda ser útiles, sino también, se interesan porque sus marcas preferidas tomen en cuenta sus opiniones.

Aquí es en donde los blogs y las redes sociales entran en juego para la interacción con los clientes; en los blogs se publica todo el contenido de relevancia que luego será compartido a través de las redes sociales.

Cuando generes contenido. Debes tener en mente cuales son las razones más comunes por las que se realizan búsquedas específicas; éstas generalmente son:

– La solución a un problema
– Satisfacer alguna curiosidad
– Aprender sobre algún tema en específico. Pero esto no es todo lo que debes tener considerar a la hora de crear el contenido de tu página web; siendo que para una estrategia de inbound marketing exitosa, la calidad es lo principal.

Así puede decirse que para lograr esto debes crear contenido:

– Orientado al tipo de cliente que deseas tener
– Que sea efectivo, valioso e interesante
– Original y se destaque sobre le contenido ya existente en otras paginas
– Que no se enfoque únicamente en la venta de un producto sino más bien en ayudar al
cliente a satisfacer sus necesidades.

3. Posicionamiento

Los internautas siempre van a valorar mucho más una empresa que prioriza ayudarlos en sus contratiempos. Por ello ganar credibilidad es fundamental para lograr el posicionamiento definitivo como marca. Una buena estrategia de inbound marketing logra precisamente que el cliente te posicione como experto en el ambiente por el que te mueves; ya que no solo conoce lo que ofreces sino también cómo lo ofreces asegurándote así la fidelidad del mismo. Esto quiere decir que una vez que logres satisfacer sus necesidades. Directamente recurrirán a tu empresa cada vez que estén interesados en adquirir productos o servicios.